El subsidio para la clase media y la reactivación inmobiliaria

La crisis tiene muchas caras. Los vaivenes económicos, los altos índices de desempleo y la mayor restrictividad bancaria son el lado negativo. El positivo es la 'vuelta de tuerca' del subisio DS - 40, que con sus modificaciones busca fomentar la compra de viviendas hasta UF 2.000 y de paso echar a andar el engranaje inmobiliario.

20/Jun/2009

Para nadie es un misterio que el Estado ayuda a los sectores más desposeídos a lograr el sueño de la casa propia, a través de subsidios para viviendas sociales. Pero con la crisis, le llegó el turno a la clase media; un sector, según el gerente comercial de Inmobiliaria Inmobilia, Juan Enrique Munita, bastante abandonado por las arcas fiscales.
Hasta ahora. Y es que a fines de 2008 la presidenta Michelle Bachelet anunció la modificación al Decreto Supremo 40, conocido como subsidio DS - 40, que hasta entonces estaba destinado a entregar entre UF 90 y 170, a las personas con un ahorro previo de UF 50 que quisieran comprar una vivienda de no más de UF 1.000 (nueva o usada) en una zona de renovación urbana o construir una en un terreno propio.
Con los cambios al decreto, mejoró sustancialmente el panorama. El ahorro previo sigue siendo el mismo —poco más de 1.000.000 de pesos— pero actualmente las personas que quieran obtener el beneficio pueden elegir viviendas nuevas o usadas hasta UF 1.000 y propiedades nuevas hasta UF 2.000, sin que tampoco sea requisito que esté emplazada en una zona de renovación urbana. Para inmuebles hasta UF 1.000, el monto del subsidio es UF 200, mientras que para las viviendas de UF 2.000 este ítem es de UF 100. Vale decir, se amplía la cobertura.
Además los tiempos para adjudicarse un subsidio son menores ya que todos los meses se realizan selecciones. “Esta medida está muy bien pensada para que la gente pueda acceder a comprar su propiedad y para poder echar a andar la economía (…) éste es un aporte para las inmobiliarias y es un beneficio adicional que antes las personas no tenían”, comenta Juan Enrique Munita.
Pero esta ayuda estatal no es para todos. Hay que acreditar el dinero mínimo exigido en una libreta de ahorro, tener 18 años o más, no ser propietario de una vivienda y no haber sido beneficiado con otro subsidio anteriormente. El año pasado, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo entregó un total de 10.000 subsidios DS - 40, mientras que en lo que va de este año se han dado cerca de 6.000 y se espera que a diciembre la cifra llegue a 12.000.
Para el director del Serviu Metropolitano, Andrés Silva, el interés ha sido claro: “hemos notado entre un 30 y un 40% más de postulaciones respecto de 2008”. Una buena noticia, porque la idea no es sólo ayudar a la clase media, sino que mover todo el engranaje inmobiliario. “Esta medida pretende que se reduzca el stock y que además la velocidad de venta de los proyectos, que estaba detenida, pueda repuntar”, señala Silva.
Según el gerente comercial de Inmobilia —empresa que tiene tres proyectos en Portalinmobiliario.com acogidos al DS - 40—, este incentivo a la compra ha sido un salvavidas. Munita dice: “el mercado tiene que mantenerse vivo, porque en la medida que los stocks vayan disminuyendo nos va a permitir a nosotros como inmobiliarios ir generando proyectos nuevos, porque con la oferta que existe hoy no se pueden iniciar otros desarrollos”.
Precios a la baja

Para mantenerse activo por estos días, hay que hacer algunos sacrificios. Es así como varias inmobiliarias han tenido que adaptar sus valores para poder entrar en los rangos del subsidio. Aquellos que quizás sobrepasaban por poco UF 2.000, debieron ´dar una vuelta de tuerca´ y rebajar sus precios.
“Nos hemos tenido que ajustar de alguna manera y llegar a UF 2.000 (…) Se sabe que con la oferta actual, hay que hacer un esfuerzo con los precios para poder mantener los niveles de venta aceptables. En ese sentido si tu vecino se bajó con un producto similar no te queda otra alternativa; porque si no, no vas a vender”, dice Juan Enrique Munita
.

Con los precios más bajos y la posibilidad de acceder al subsidio, sólo resta informarse. “Muchas veces las personas no lo creen, pero esto es real; aquí hay un aporte del Estado para que las familias puedan adquirir su vivienda y el llamado es a que la gente sepa cómo postular (…) tienen que aprovechar que hay una tremenda oferta disponible y sacar partido a la oportunidad que hoy está dando el Estado”, indica Silva.
Además, hay que tomar en cuenta de que los beneficios no son para siempre. Este ´veranito de san Juan´ para acceder al subsidio DS - 40 con las condiciones antes mencionadas durará sólo hasta diciembre de este año, así que el llamado es a apurarse y hacer los trámites correspondientes.